El Taller del Tacto

Sentido del tacto / Sense of touch

Como ya hemos comentado en posts anteriores el sentido del tacto para el ser humano es indispensable. En cada centímetro cuadrado de la piel hay más de 170 terminaciones nerviosas a través de las cuales percibimos: temperaturas, presión, humedad, texturas, contornos y dimensiones. A raíz de todo esto y centrando nuestro nuevo posicionamiento, FIORA TOUCH YOUR BATHROOM, desde Fiora somos firmes defensores del tacto y de la interacción que se produce en el momento que entramos en contacto con distintos materiales.

¿Qué mejor manera de trasmitir tu nuevo posicionamiento que empezando por la parte esencial de tu empresa?, los empleados. Y por eso Fiora en el mes de enero desarrolló un “Taller del Tacto” destinado a todos ellos. En este taller se propuso una actividad dinámica, divertida y experimental. Fue un taller orientado a evidenciar todo lo que nos perdemos cuando NO tocamos algo.

Durante el “Taller del Tacto” los empleados de Fiora realizaron actividades como:

–        Verdura fresca: en esta actividad tenían que descubrir mediante el tacto si la fruta o verdura que les había tocado estaba fresca o no

–        Tomando Tierra: descalzos recorrieron un espacio en el que en el suelo había distintas texturas como la madera, piedras, agua, objetos fríos…

–        No toques, por qué tocas: descubrimiento y localización de nuestros puntos de presión y de frío mediante objetos a diferentes temperaturas, rugosos, puntiagudos, suaves, ásperos…

Estos son algunos de los ejercicios que desde el Taller del Tacto experimentaron entre carcajadas los trabajadores de Fiora.

De esta original manera, Fiora comunicó a sus trabajadores su nuevo posicionamiento alrededor del tacto y la interacción con el baño y sus materiales.

FIORA, TOUCH YOUR BATHROOM

Hidroterapia

Poder del agua. Fiora

La hidroterapia es una forma de tratamiento físico cuyos efectos beneficiosos se deben a la acción térmica y mecánica ejercida por el agua sobre el cuerpo humano.

Los beneficios del agua sobre nuestro organismo son ampliamente conocidos y reconocidos por los especialistas en salud. Si a este recurso le unimos la mano del hombre a través de mecanismos para expulsar el agua con mayor o menor intensidad y temperatura estamos multiplicando estos efectos positivos sobre nuestro cuerpo.

La aplicación de agua sobre nuestro organismo siempre supone un estímulo térmico que activa o relaja nuestro sistema nervioso. Dependiendo del efecto que queramos conseguir una ducha caliente templa nuestro cuerpo y consigue relajarnos, mientras que una ducha finalizada con un chorro de agua fría consigue despertarnos y activa nuestro sistema nervioso.

Dentro de la hidroterapia juegan un papel fundamental los chorros de agua de la ducha. Si dirigimos el chorro de la ducha hacia zonas con dolencias musculares recibiremos un agradable masaje, una especie de gimnasia circulatoria que puede favorecer nuestros músculos y ayudarnos a sentirnos mejor.