LA IMPORTANCIA DE LA CAÍDA DEL AGUA EN LA DUCHA

Tomar una ducha es uno de los momentos más relajantes del día, y cada persona necesita que el agua le caiga por el cuerpo de una manera distinta. Desde Fiora os acercamos las diferentes opciones de caída de agua.

Uno de los modelos de ducha que más se está utilizando actualmente son las duchas de efecto lluvia, como su propio nombre indica imitan la lluvia natural. Este tipo de duchas son del mismo tipo que las de cascada, ya que suelen combinarse ambas en el mismo cabezal, son fijas, de gran tamaño y con un diseño cuadrado o redondo que a veces va encastrado en el techo. También podemos incluso encontrar modelos de este tipo de duchas que se iluminan en colores distintos y que forman parte de terapias como la cromoterapia.

Una de las más curiosas son las duchas tipo babosa o de rociador, en ellas el agua cae con poca fuerza, ocupando una gran superficie y totalmente vertical lo que produce una sensación relajante. Al igual que las de lluvia o cascada, el cabezal suele ser fijo y estar situado a gran altura, en el techo o una pared.

La ducha nebulizada es otra de las opciones que podemos encontrar, suele ir combinada con otro tipo de ducha y se caracteriza por rociar agua muy pulverizada. Son muy utilizadas en balnearios y tratamientos con aguas termales.

Las columnas de hidromasaje también son perfectas ya que combinan mucho de los tipos de duchas que ya hemos nombrado con anterioridad, además de ofrecer un sistema de chorros a presión horizontales que salen de la pared o de la propia columna y que recorren todo el cuerpo verticalmente. Este tipo de duchas suelen llevar también incluida una teleducha de fácil manejo e incluso un cabezal fijo en la zona superior para crear una caída de agua efecto lluvia o cascada.